España deberá triplicar sus esfuerzos para cumplir con los nuevos objetivos de reducción de CO2

 

España necesita “casi triplicar los esfuerzos” para “cumplir con los nuevos objetivos” de reducción de emisiones de CO2 para el año 2030 a partir de la base que se está llevando a cabo “pero que sin lugar a dudas necesita reforzarse” según el Ministerio de Medio Ambiente (Magrama).

Así lo indica en un comunicado, en el que señala que el paquete de medidas anunciado hoy por la Comisión Europea para acelerar la transición hacia un desarrollo bajo en carbono y dar cumplimiento al Acuerdo de la Cumbre de París (COP21) “da una señal muy positiva al resto del mundo”.

En el caso de España, según el Magrama, se confirma “la necesidad de casi triplicar sus esfuerzos para cumplir con los nuevos objetivos a 2030 sobre la base de una acción temprana que ya estamos llevando a cabo en el marco actual, pero que sin lugar a dudas necesita reforzarse”.

A España le han asignado un objetivo de reducción del 26% de las emisiones de CO2 (el principal gas de efecto invernadero) en el año 2030 en comparación con las emisiones del año 2005, detalla.

Como elemento destacable citan la inclusión de las denominadas actividades Lulucf vinculadas a usos del suelo como forestación, reforestación y deforestación, gestión de tierras agrícolas y de pastizales, entre otras.

Ello permitirá el uso de un máximo de 29,1 millones de toneladas de CO2 equivalentes procedentes de estas actividades vinculadas al uso de suelo agrario.

La UE tiene, en conjunto, el objetivo de reducción de emisiones “más ambicioso de los 190 presentados ante Naciones Unidas, al menos un 40% en 2030 respecto a los niveles de 1990, que hoy se demuestra podemos lograr a través de los esfuerzos colectivos de todos los Estados Miembros”.

Por ello consideran que “el liderazgo europeo en la acción contra el cambio climático es claro”, señala a nota.

El Ministerio subraya que “desde España estamos estudiando con detalle la propuesta que deberá ser equilibrada y equitativa. También analizaremos con profundidad las flexibilidades y reglas que regirán tanto el ámbito de los sectores difusos (transporte, residuos, residencial) como la contabilidad de Lulucf.

La propuesta, añaden, respeta plenamente las directrices del Consejo Europeo y se ciñe para establecer los diferentes objetivos nacionales al criterio PIB per cápita.

Los Estados miembros “con mayores rentas tienen objetivos más ambiciosos, y de manera adicional se contemplan diferentes flexibilidades para ajustar los objetivos”, concluye Magrama.